Recolección de la aceituna. Parte II Derribo de la aceituna

recoleccion-aceituna-derribo-vibracion-vareo-peine-pinza-eficiencia-rentabilidad

La semana pasada tratamos algunos aspectos a tener en cuenta en el periodo previo a la recolección de la aceituna con el fin de empezar la recolección en condiciones óptimas, buscando como siempre la máxima eficiencia y rentabilidad en cada caso.

Como todos sabemos las explotaciones olivareras actuales son muy dispares. Diferentes sistemas de cultivo, variedades, maquinaria de vibración, sistemas de recepción del fruto, etc., ocupan la superficie española, y sería muy difícil abordar cada uno de ellos en profundidad en un solo post.

En los últimos años la búsqueda constante de un aumento de la rentabilidad en el olivar ha desembocado en la reducción de mano de obra en la recolección del mismo. Por este motivo, este post se centrará en la recolección mecanizada de olivares tradicionales e intensivos de uno o varios pies, pues su relevancia hoy en día es mayor que la del resto de sistemas de cultivo.


La regla de oro de la recolección de la aceituna es obtener un alto porcentaje de caída de fruto en el menor tiempo posible, limitando el daño producido en el cultivo y utilizando la menor potencia posible


Para acercarnos a esta situación, independientemente de cada caso particular, es importante tener en cuenta aspectos como la colocación de la pinza, las características de la vibración y la duración de la misma. A continuación se explica cada uno con más detalle.

Colocación de la pinza de vibración

En los vibradores de tronco es conveniente colocar la pinza a una altura de entre 30 y 50 cm del tronco, de manera que la vibración se transmita de forma correcta hacia las ramas principales y por tanto al fruto.

En el caso de vibradores de ramas es también importante buscar un punto de enganche que nos permita transmitir la vibración a la rama en cuestión, de tal forma que la máquina y el operario no absorban gran parte de esa vibración. De lo contrario provocaríamos una pérdida en la eficacia de derribo del fruto y una gran fatiga tanto de la máquina como del operario.

Características de la vibración

En ella van a influir factores como la resistencia del pedúnculo, el estado de maduración del fruto, el tamaño y peso del mismo y el tamaño del árbol. En cualquier caso, como recomendación general, lo más interesante suele ser buscar un aumento en la amplitud de la vibración y una bajada en la frecuencia de la misma, con el fin de aprovechar mejor la potencia de las máquinas.


En la vibración influyen factores como la resistencia del pedúnculo, el estado de maduración del fruto, el tamaño y peso del mismo y el tamaño del árbol.


Al aumentar la amplitud de la vibración hemos de tener cuidado para no superar el límite de elasticidad del árbol, ya que podríamos provocarle un daño bastante grave. Esto ocurre con más facilidad en plantaciones jóvenes.

Tiempo de vibración

Éste es posiblemente el parámetro más complicado de ajustar. En la mayoría de los casos se excede en el tiempo de vibración que se dedica a cada árbol, lo que provoca, además de un daño en el propio árbol, una disminución de árboles vibrados por hora y día. Esto conlleva un mayor desgaste de la maquinaria que no se verá compensado con la cantidad recolectada de aceituna en ese tiempo “extra” de vibración.

En estos casos sería interesante realizar un vareo complementario a la vibración para derribar las aceitunas situadas en las partes más difíciles del árbol, y aumentar así la eficacia de derribo. De esta manera dedicaremos un menor tiempo a cada árbol, disminuiremos el daño que le provocamos y aumentaremos los kilos de aceituna derribados.

Sistemas como peines vibradores pueden resultar el utensilio perfecto, ya que apenas producen daños en el cultivo y nos permiten realizar perfectamente esta faena de apoyo.

En los casos en los que la resistencia del pedúnculo es alta, bien por sus características varietales o bien por un fruto ligero y de pequeño tamaño, retrasar la fecha de recolección puede ser una alternativa interesante. Así disminuirá la resistencia y la eficacia del derribo será mayor. Sin embargo, en algunas zonas esto puede aumentar el riesgo de caída natural o el riesgo frente heladas, por lo que es conveniente valorar todos los aspectos en cada caso.

 

Y hasta aquí esta segunda parte. Os invito a que comentéis cuál es vuestro caso particular y cómo mejoráis vuestra eficacia recolectora. ¡En muchos casos somos nosotros los que aprendemos de vosotros! ¡Os esperamos en la tercera parte!

(5 Posts)

Mi nombre es Mario González-Mohíno Palacios.

Desde que tengo uso de razón he estado en estrecha relación con el sector Agrícola/Agroalimentario y siempre tuve claro que quería dedicarme a él.
Gracias a ello, he podido pasar por los diferentes eslabones que componen la cadena alimentaria, esto me ha permitido adquirir la experiencia y formación necesaria para afrontar mi futuro laboral con ganas e ilusión.


Compra tu fertilizante con Cropti y ahorra.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios son marcados con *