¿Por qué el Vino tinto es tinto?

Los vinos tintos son vinos de maceración y deben el color a unos pigmento colorantes, llamados antocianos, que están situados normalmente en el hollejo de la uva.

Por consiguiente, el problema de la extracción del mosto presente en la vinificación en tinto en la cual la composición del vino depende esencialmente de la manera en que se hace la maceración durante la fermentación y muy poco de la manera en que ocurre la extracción del zumo y el prensado de los orujos.

La extracción de color se consigue teniendo en contacto el mosto con los hollejos durante gran parte del tiempo que dura la fermentación. Pero además de color, los hollejos también aportan al vino polifenoles que le dan cuerpo y le protegen de la oxidación, aromas, sales y nutrientes. Por todo ello, los vinos tintos son más complejos que los blancos.

En las uvas tintas la pulpa es blanca excepto en las variedades Garnacha tintorera y Alicante Bouschet que la tienen coloreada. Esto quiere decir que sería técnicamente posible hacer un vino blanco de uvas tintas, y de hecho la mayoría de los Champagnes están elaborados con una variedad blanca, Chardonnay y dos tintas, Pinot Meunier y Pinot Noir (espléndida variedad con las que se elaboran los famosísimos vinos de Borgoña). En España hay vinos muy peculiares como los Chacolíes blancos (Guetaria y Vizcaya, ambos con D.O.) que se suelen elaborar a partir de un 85% de uva blanca (Ondarribi Zuri) y un 15% de uva tinta (Ondarribi Beltza).

¿Quieres aportar algo? ¡Ponlo en un comentario!

banner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>