Fertilización orgánica: 3 conceptos clave que debes conocer

fertilizacion-organica-calicata-materia-enmienda-abono-humus-proceso-descomposicion-humificación-mineralizacion-minerales

Estas últimas semanas ha surgido varias veces el mismo debate: la fertilización orgánica y los tipos de fertilizantes orgánicos que se utilizan en cultivos leñosos. El objetivo de este post es aclarar algunos conceptos clave de la Fertilización Orgánica para realizar un manejo lo más eficiente posible.

En primer lugar, ¿qué es un abono orgánico? Es cualquier sustancia de origen vegetal (restos de cosechas), animal (estiercol), industrial (lodos de depuradora) o mixto que se utiliza para mejorar las características de nuestro suelo. Por lo que lo primero que debemos saber es cómo es nuestro suelo para intentar mejorarlo.


“Se considera un abono orgánico a toda aquella sustancia de origen vegetal, animal o mixto que se incorpora al suelo para mejorar su fertilidad”


El suelo como medio vivo está compuesto por materia orgánica en contenido variable. En todos los ecosistemas dicha materia orgánica está constituida por una mezcla de microorganismos, restos vegetales y restos animales en diferente grado de descomposición. El contenido medio de materia orgánica en los suelos cultivados de la zona mediterránea suele variar entre 1 y 3%, albergándose en las primeras capas del suelo.

Con niveles bajos de materia orgánica resulta difícil conservar los agro-sistemas en buen estado de productividad, aunque en algunas ocasiones, niveles entre el 1,5-2% pueden ser suficientes para mantener una fertilidad adecuada de forma sostenible.

 

¿Por qué es importante la materia orgánica para mi cultivo?

Porque de ella surgen, tras diferentes procesos de descomposición, los nutrientes que después nuestro cultivo aprovechará (Nitrógeno, Fósforo). Estos procesos son dos: la humificación y la mineralización.

Proceso de transformación: Materia orgánica y humus

El humus es el resultado de la humificación o de la descomposición de una parte de la materia orgánica fresca. Este concepto se confunde habitualmente, siendo común que la gente interprete erróneamente que la fertilización realizada con humus es equivalente a la que se realiza con una materia orgánica. Sin embargo, el humus es de mayor calidad, pues ya ha experimentado el primer proceso de descomposición y, por tanto, tiene un precio más elevado.

fertilizacion-organica-calicata-materia-enmienda-abono-humus-proceso-descomposicion-humificación-mineralizacion-minerales
Proceso de descomposición de la Materia Orgánica

Tras la humificación se produce la mineralización, en la que el humus se transforma por la acción de microorganismos en minerales asimilables por las plantas. Por tanto para favorecer la descomposición de la materia orgánica y el humus es importante mantener la actividad biológica del suelo que nos aportan las lombrices y otros microorganismos como bacterias y hongos.

La actividad biológica que existe en nuestro suelo determina la velocidad de descomposición de la materia orgánica, y por tanto la rapidez con la que nuestros cultivos dispondrán de minerales. Esta velocidad depende de numerosos factores: composición de los residuos, humedad, aireación, temperatura del suelo, presencia de nutrientes (especialmente Nitrógeno), pH, salinidad… Todos ellos están relacionados de una u otra forma con la población y actividad de los microorganismos del suelo.


“Es tarea del agricultor que el contenido de la materia orgánica no se reduzca”


Las prácticas agrícolas que realizamos influyen notablemente en el contenido de la materia orgánica y por lo tanto en los nutrientes disponibles para el cultivo. Normalmente tienen un menor contenido en materia orgánica los terrenos que:

  • Se someten a un fuerte laboreo
  • Se realizan rotaciones de alta intensidad
  • Se tiende a eliminar todos los residuos vegetales que deja el cultivo

 

Balance húmico

La fertilidad del suelo depende en buena parte de un balance de humus equilibrado. Existen diversos procesos que pueden afectar a las pérdidas o ganancias de humus en el suelo y por ende al equilibrio húmico del mismo.

Ganancias:

Vienen dadas por la materia orgánica que anualmente se incorpora al suelo, esta puede provenir de fuentes muy diversas que trataremos con mas detenimiento en el siguiente artículo: estiércol, compost, lodos tratados, restos de cosechas (paja, restos de poda, etc.), abonos verdes… A la hora de plantear una fertilización orgánica se han de buscar las fuentes que nos generen la mayor cantidad de humus posible, que dependerán del origen y la composición de la materia orgánica que nos está generando ese humus. Por tanto, la fuente de la materia orgánica escogida será muy importante para nuestro balance húmico y  el aumento de la fertilidad de nuestro suelo.

fertilizacion-organica-calicata-materia-enmienda-abono-humus

Pérdidas:

Vienen producidas por la cantidad de materia orgánica que se mineraliza, y ésta es proporcional a la cantidad de humus que posee nuestro suelo. En los buenos suelos agrícolas, aquellos ricos en materia orgánica, las perdidas son mas elevadas debido a la mayor actividad biológica. A su vez también es mayor la liberación de nutrientes y sustancias que estarán disponibles para la nutrición de nuestros cultivos.

En función del tipo de suelo, condiciones climáticas y sistema de cultivo las pérdidas de materia orgánica por mineralización serán mayores o menores:

  • Menores en suelos con bajo contenido de materia orgánica situados en zonas frías, áridas y de secano, con laboreo reducido.
  • Mayores en suelos profundos con elevado nivel de materia orgánica, en zonas de regadío y con laboreo frecuente.

En este aspecto me gustaría destacar la importancia de la realización de prácticas que favorezcan el balance húmico de nuestros cultivos: reducción de laboreo, enterrado de restos vegetales, enmiendas orgánicas, cubiertas vegetales, etc.

Como en cualquier plan de fertilización, a la hora de establecer un plan de fertilización orgánica es necesario conocer la cantidad de humus que necesitamos para mantener un buen nivel de fertilidad en el suelo, diferenciando entre abonados de mantenimiento y abonados en cantidades superiores a las necesarias para mejorar progresivamente la fertilidad del suelo.


“En los suelos cultivados son más importantes la velocidad con la que evolucionan la materia orgánica y el equilibrio húmico, que el propio contenido en materia orgánica de los mismos”


 

Enmienda orgánica VS Fertilización orgánica

Ya conocemos las propiedades y beneficios que produce la materia orgánica en los suelos, pero a la hora de realizar un aporte de la misma hay que saber también cuál es nuestro objetivo. Es conveniente diferenciar entre los siguientes conceptos:

  • Enmienda orgánica: producto utilizado para mantener o aumentar el contenido en materia orgánica del suelo, mejorar sus propiedades físicas, químicas y biológicas.
  • Fertilización orgánica: producto cuya función principal es la de aportar a las plantas nutrientes procedentes de materiales de origen animal o vegetal.

“Los fertilizantes orgánicos contienen nutrientes cuya concentración es mas baja que la de los fertilizantes minerales, sin embargo, estos deben valorarse también por sus beneficios sobre el suelo”


Cuando no se trata de sistemas de Agricultura Ecológica o similares y lo que se busca es producir abundantes cosechas, no debemos renunciar al uso de fertilizantes minerales. Estos fertilizantes nos aportarán nutrientes en mayor concentración y tendrán un efecto favorable en el equilibrio húmico del suelo, ya que indirectamente nos permiten producir mayor cantidad de residuos orgánicos, siempre y cuando las prácticas agrícolas realizadas lo permitan (pero ese sería otro tema a tratar).

 

Estos son desde mi punto de vista los conceptos mas importantes que todo agricultor debe conocer antes de plantearse aplicar cualquier fertilizante orgánico. En mi siguiente entrada profundizaremos en los distintos tipos de fertilizantes orgánicos que actualmente se utilizan y las diferencias existentes entre ellos.

¡Os espero en los comentarios!

(11 Posts)

Mi nombre es Mario González-Mohíno Palacios.

Desde que tengo uso de razón he estado en estrecha relación con el sector Agrícola/Agroalimentario y siempre tuve claro que quería dedicarme a él.
Gracias a ello, he podido pasar por los diferentes eslabones que componen la cadena alimentaria, esto me ha permitido adquirir la experiencia y formación necesaria para afrontar mi futuro laboral con ganas e ilusión.


Compra tu fertilizante con Cropti y ahorra.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios son marcados con *