Fertilización orgánica: ¿qué abono elegir?

¿Qué abono orgánico es mejor para mi cultivo? ¿Qué cantidad debo aplicar? Como os conté hace un par de semanas la fertilización orgánica y los tipos de fertilizantes orgánicos son temas que generan continuo debate. Antes de abordar el tipo de fertilizantes orgánicos es necesario conocer los conceptos clave sobre la Fertilización Orgánica como son la diferencia entre materia orgánica y humus y el balance húmico, entre otros.

El objetivo de este segundo post sobre la fertilización orgánica es entrar más en detalle en los diferentes abonos orgánicos que encontramos en el mercado y cómo elegir correctamente el nuestro en función de nuestras necesidades.

En su sentido mas amplio, la fertilización orgánica debe cubrir dos objetivos:

  1. Generar el humus necesario para mantener un adecuado equilibrio húmico en el suelo.
  2. Proporcionar elementos minerales que contribuyan a la nutrición de los cultivos.

A la hora de distinguir entre los diferentes fertilizantes orgánicos disponibles en el mercado, es importante conocer que la fertilidad del suelo depende en buena parte de un balance de humus equilibrado y por ende se han de buscar las fuentes que nos generen la mayor cantidad de humus posible, que dependerán del origen y la composición de la materia orgánica que nos está generando ese humus.

Abonos orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas

En este apartado trataremos los tipos de abonos orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas que existen en el mercado.

Abonos orgánicos

En función del contenido en nutrientes de los abonos se establecen varios tipos: nitrogenados, fosfatados, binarios, terciarios… Normalmente se corresponden con la mezcla de diversas materias orgánicas tratadas de origen animal y vegetal.

Se fabrican a partir de una mezcla de diferentes estiércoles, restos vegetales y proteína animal transformada. Son compostados y controlados para su uso en agricultura extensiva, intensiva y jardinería.

Se pueden presentar en forma de pellets o en polvo para aplicación directa al suelo. El pellet es estiércol que mediante un proceso industrializado ha sido compactado en forma de pequeños cilindros para facilitar su aplicación mediante abonadoras convencionales. Este tipo de fertilizantes cada vez se utiliza más por las ventajas que presenta con respecto a los estiércoles tradicionales.


“El abono orgánico en pellet es una forma alternativa de abonado si no se dispone de una explotación ganadera cercana ni de maquinaria específica para su aplicación”


Los fabricantes de pellets deben garantizar su riqueza en nutrientes, de forma que podamos controlar mucho mejor lo que estamos aportando a nuestro suelo.

A la hora de buscar este tipo de fertilizantes tenemos que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Disponibilidad de nutrientes: todos los elementos nutritivos principales y secundarios que forman parte integrante del producto, deben estar gradualmente disponibles mediante procesos de mineralización de la materia orgánica, de manera que puedan ser absorbidos totalmente por los cultivos. En este aspecto es importante la elección de fertilizantes orgánicos con una relación C/N adecuada (8-12).

  • Biológicamente activo: la composición de estos abono hace que sean biológicamente dinámicos en el terreno. Su carga bacteriana viva y completa es apta para vitalizar la actividad biológica y microbiológica del suelo, siempre y cuando en el proceso de fabricación no se hayan alcanzado altas temperaturas que puedan poner en jaque la vida de los microorganismos encargados de estos procesos.

  • Humedad y solubilidad: se deben buscar abonos orgánicos con un % de humedad menor al 15% para que su manejo sea eficiente. Sin embargo,  al igual este tipo de productos en presencia de agua deben hacerse disponibles y disolverse lo más rápido posible.

  • Origen de las materias primas: la selección de materias primas, así como el riguroso control en los procesos de elaboración hacen de los pellets un abono libre de elementos patógenos, antibióticos y semillas de malas hierbas, quedando exento de Salmonella, enterobacterias y Streptococcus. Por ello es muy importante conocer el origen y las materias primas utilizadas además de buscar pellets que no se adulteren utilizando aditivos ni aglomerantes.

  • Granulometría: la búsqueda de un tamaño de grano adecuado, de entre 4 y 4,5 mm, hará que estos productos se distribuyan con gran facilidad y uniformidad con abonadoras tradicionales, facilitando de esta forma el manejo respecto al estiércol tradicional.

pellet-fertilizacion-organica-abono-organo-mineral
Fuente Hortinatura

 

Abonos órgano-minerales

Se trata de productos obtenidos por la mezcla o combinación de abonos minerales con abonos orgánicos como los anteriores, o bien con lignito, leonardita, turba…


“El valor fertilizante de los abonos orgánicos y órgano minerales reside principalmente en los nutrientes que contienen”


Desde mi punto de vista, en fertilización es más interesante separar las aplicaciones de fertilizantes minerales y orgánicos que aplicarlos de manera conjunta como abonos órgano-minerales. Sin embargo, hay situaciones en las que puede ser una buena opción el uso de este tipo de formulados.

Enmiendas orgánicas

Se entiende enmienda orgánica como la aplicación de productos de origen vegetal, animal o mixto que se aportan al suelo con el objetivo de generar humus para mantener o mejorar los efectos favorables que éste ejerce sobre la fertilidad del suelo.

Es obvio que las enmiendas orgánicas liberarán nutrientes en su proceso de mineralización, y que los abonos orgánicos también aportan humus al suelo. La distinción entre unos y otros responde a criterios puramente cuantitativos y a la priorización de objetivos.


“El aporte de cualquier materia orgánica al suelo a de ser un medio para conseguir un fin: la generación de humus para mejorar la fertilidad del suelo”


En este apartado encontramos diferentes productos:

1.- Enmienda húmica: se trata de la aplicación directa de compuestos húmicos que proceden del proceso de trasformación de restos orgánicos (humus de lombríz, ácidos húmicos de diversas procedencias, ácidos fúlvicos…)

Comúnmente conocido como uno de los mejores fertilizantes, el humus de lombriz es, en realidad, las deyecciones de la lombriz roja de California. En estas deyecciones encontramos millones de colonias de microorganismos beneficiosos por gramo, los cuales hacen del humus de lombriz un material extraordinario para afianzar y devolver la vida a los suelos.

 

fertilizacion-organica-humus-lombriz-enmienda-abono-organo-mineral-manos-tierra-barro
Humus de lombriz. Fuente Bitta

 

Aunque las proporciones de nutrientes no son muy elevadas, posee un pH neutro, buenas cantidades de ácidos húmicos y fúlvicos y una enorme capacidad de intercambio catiónico, de ahí su gran capacidad de retener nutrientes y agua. Estas propiedades convierten al humus de lombriz en un extraordinario fertilizante natural. Sin embargo, su elevado precio hace que limitemos su uso a situaciones muy concretas (plantaciones de hortícolas, nuevas plantaciones de leñosos en condiciones desfavorables de suelo y agua, etc).

2.- Compost: es el resultado de un proceso controlado de descomposición microbiana anaerobia de los residuos orgánicos. Según la procedencia se distinguen: compost, compost vegetal y compost de estiércol. El interés en este tipo de productos reside en su contenido en materia orgánica, es muy importante señalar que a la hora de elegir un compost es importante el grado de madurez del mismo, siendo un compost inmaduro aquel con una relación C/N superior a 25-30.

Estiércol, gallinaza y otros residuos utilizados como abonos orgánicos

Los residuos de las explotaciones ganaderas son subproductos que resultan muy interesantes desde el punto de vista agronómico como fuente de humus, siempre empleados en condiciones ajustadas a un uso racional y sostenible. En función del tipo de material que estemos tratando podemos distinguir entre:

Estiércol

Proviene de la fermentación en mayor o menor grado de una mezcla de excrementos sólidos, líquidos y los materiales vegetales utilizados como cama para el ganado. Todo lo que no sean estos 3 componentes se sale de lo que se debería denominar estiércol, por eso hay que tener especial cuidado a la hora de utilizar este tipo de subproductos. Su adulteración es relativamente fácil de provocar.

El estiércol bien descompuesto tiene la capacidad de producir aproximadamente 100kg de humus por cada 1000kg, valor que será diferente en cada una de las partidas, pero que puede servirnos como orientación. Este tipo de estiércol representa una de las mejores fuentes de humus que podemos encontrar, pero tenemos que tener en cuenta que la aplicación de estiércol con un bajo grado de descomposición puede provocar diversos problemas en nuestro cultivo, como un secuestro temporal del Nitrógeno disponible para las plantas o una fuerte subida de las temperaturas en el suelo debidas a ese proceso de fermentación.

Por ello, una alternativa más que interesante es controlar el proceso de descomposición/compostaje del estiércol previamente a ser aplicado.

 

fertilizacion-organica-enmienda-cultivo-leñoso-campo-castilla

 

Gallinaza

Está compuesto básicamente por excrementos de aves. Puede diferenciarse del resto de excrementos animales por su elevado contenido en materia seca, Nitrógeno y calcio.

Residuos urbanos y lodos de depuradora

El uso de este tipo de residuos en Agricultura debe considerarse, siempre y cuando estos residuos estén dentro de la lista de residuos orgánicos biodegradables autorizados. Ambos tipos de compuestos deben presentar un contenido en metales pesados inferior al limite máximo fijado. Además debemos tener en cuenta que la cantidad aplicada por ha está limitada.

En mi opinión, el uso de estos residuos puede ser una alternativa si tener facilidad de acceso a este tipo de materiales, siempre y cuando no supongan la base de la fertilización orgánica de nuestra explotación.

 

En el siguiente cuadro podemos encontrar un resumen con las diferentes características que presentan los distintos materiales orgánicos que hemos ido nombrando en esta entrada:

http://ecosiembra.blogspot.com.es/2015/05/comparacion-de-abonos-usados-en-el.html
Características de los materiales orgánicos. Fuente Ecosiembra

 

Como cualquier decisión dentro de una explotación, la elección de uno u otro fertilizante orgánico va a depender de múltiples factores. En mi opinión, no hay nada que sustituya la aplicación de estiércol de calidad y bien hecho, pero también comprendo que en muchos casos esta alternativa se vuelve complicada.

fertilizacion-organica-enmienda-cultivo-leñoso-campo-castilla

 

Espero que a través de esta información podáis tomar mejores decisiones en cuanto a la fertilización orgánica de vuestros cultivos. Si tenéis alguna duda, ¡solo tenéis que comentar!

(10 Posts)

Mi nombre es Mario González-Mohíno Palacios.

Desde que tengo uso de razón he estado en estrecha relación con el sector Agrícola/Agroalimentario y siempre tuve claro que quería dedicarme a él.
Gracias a ello, he podido pasar por los diferentes eslabones que componen la cadena alimentaria, esto me ha permitido adquirir la experiencia y formación necesaria para afrontar mi futuro laboral con ganas e ilusión.


Compra tu fertilizante con Cropti y ahorra.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios son marcados con *