9 Consejos rápidos para reducir costes en la agricultura

Tal y como está el asunto la reducción de costes (y el incremento de ingresos) se ha vuelto una cuestión prioritaria. Aquí os exponemos algunos consejos, ¿Tienes alguno más? Escríbelo en los comentarios

  1. Revisa el peso de tu tractor, observando el peso y adecuandolo a cada situación podemos reducir el consumo de combustible entre un 3% y un 5%. Aunque es más fácil decirlo que hacerlo. Debemos fijarnos en adecuar sobre todo la distribución de lastres, aquí más info. Adecuar la presión de los neumáticos y así reducir el deslizamiento. Para un suelo sin labrar, el objetivo de 13.6% de deslizamiento de las ruedas está bien, para un suelo labrado, 8-16%, para el hormigón, 4-8%.
  2. ¿Otro pase?¿De verdad? Conoce ese momento… cuando acaba de cenar y va a la despensa a por una galleta extra, que está buena, pero no es necesaria. La energía es una de las maneras más fáciles de reducir los costos y la labranza es uno de los mayores consumidores de energía. La decisión sobre si se puede recortar su labranza o acortarla por completo podría hacer mella importante en los costes medios de combustible de entre  4.000€ a 12.000€ por explotación.
  3. Pon la maquinaria a refugio – ¿A Quién no le gusta dormir bajo techo?  A tus equipos y maquinarias también, esto no sólo mantiene un poco más en orden tu explotación sino que también aumenta el valor de ese apero. Con lo que nos cuesta la maquinaria agrícola cómo no vamos a cuidarla.
  4. Compra los repuestos en conjunto con tus vecinos y ahorrarás, la compra de golondrinas y consumibles para aperos supone un ahorro de hasta un 20% sobre el precio a consumidor final, y si no te llevas bien con tus vecinos, planifica las compras y encarga por palets.
  5. Nuevo es mucho más bonito, pero ¿Es realmente necesario comprar piezas y máquinas nuevas?. Hay que sopesar los costos y beneficios de cada pieza. Si compramos en un proveedor de confianza podremos adquirir material de segunda mano que nos sea más rentable que uno nuevo
  6. Utilizar adecuadamente los dispositivos de control de que dispone el tractor para los diferentes tipos de trabajo. Por ejemplo:
    1. Utilizar el bloqueo del diferencial, sobre todo para trabajos de campo pesados
      y con suelos blandos.
    2. Utilizar la doble tracción
    3. Utilizar las posiciones de la toma de fuerza económica para trabajos ligeros; cuando
    4. la máquina que se ha de accionar con el tractor demanda poca potencia.
  7. Inflado de neumáticos, consulta las guías de tu proveedor de neumáticos o el manual de instrucciones de tu tractor, te guiarán.
  8. Evite realizar las operaciones agrícolas en condiciones desfavorables del suelo, el producto, el cultivo o la meteorología. (Ejemplo: el suelo húmedo demanda mayor potencia).
  9. Se ha de tener muy en cuenta la diversidad de actividades y de máquinas que componen una explotación.
    Así, se ha de considerar:
    • Actividad o actividades que se desarrollan (agrícola, ganadera, forestal, mixta).
    • Tipo de cultivos que se realizan habitualmente: extensivos (cereales, colza, girasol, leguminosas, maíz, remolacha), intensivos (hortícolas, frutales, viña, invernaderos), ganadería extensiva o intensiva.
    • Planificación del trabajo, teniendo en cuenta los días realmente disponibles, las horas de trabajo efectivas, mano de obra, etc.

¿Se nos olvida alguna? Dejela en un comentario

Cropti.com - La agricultura inteligente.

banner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>